El élfico de Tolkien

Publicado por Thorsten Renk el July 17, 2011

Thorsten Renk es físico en la Universidad de Jyväskylä, en Finlandia. Ha escrito cursos de introducción a dos lenguas élficas: el sindarin y el quenya.

El élfico - Foto : Franck Escamilla (cc)

¡Toda una familia de lenguas para un solo locutor nativo!

J.R.R. Tolkien es conocido sobre todo por ser el autor de El hobbit y El Señor de los Anillos, así como por ser el creador de Tierra Media, pero su « vicio oculto » era la creación de lenguas.

Como lo describe él mismo:

La invención de las lenguas es la fundación. Las « historias » han sido concebidas para procurar un mundo a las lenguas, y no lo contrario. En mí, el nombre viene primero, y la historia sigue. (Cartas, n°165)

Las novelas de Tolkien contienen sólo pocos nombres o frases en élfico, sin embargo existe una vasta colección de notas que describen el detalle de las diferentes lenguas élficas, publicadas en el transcurso de estos últimos años esencialmente en revistas especializadas. Pero Tolkien no sólo inventó el quenya, el sindarin, el telerin u otro élfico, el nanien y la lengua de los Hombres: elaboró toda una historia para explicar cómo estas lenguas habían nacido de raíces comunes, luego se habían desarrollado con el tiempo según diferentes principios que les dieron su sabor respectivo y sus diversos préstamos, adquiridos poco a poco.

¿Cómo se crea una lengua?

En cierta medida, estas lenguas imaginarias están todas influenciadas por lenguas reales.
Una influencia debida al enfoque estético de Tolkien: el autor procuraba deliberadamente crear, por ejemplo, una lengua de tema galés (que se convertiría en el sindarin), una lengua de tema latinofinés (el quenya), incluso experimentó una lengua con tintes de hebreo (el adûnaic). Pero las similitudes reposan más en la gramática y la fonética que en el préstamo lingüístico, rigurosamente hablando; las lenguas de Tolkien son de invenciones verdaderas, más que simples copias de lenguas ya existentes.

Una historia en tiempo bidimensional

¿Cuántas lenguas élficas existen en total? Es difícil de decir, porque contrariamente a las lenguas reales, el élfico de Tolkien se inscribe a la vez en una historia efectiva y en una historia imaginaria.

En tiempo real, podemos volver a trazar la evolución de las ideas de Tolkien entre sus primeros manuscritos y obras realizadas más de cincuenta años más tarde. Por ejemplo, podemos observar la evolución de la lengua élfica con temática galesa; del goldogrin (o gnómico) al noldorin, al sindarin.

Al mismo tiempo, y paralelamente a la Tierra Media, estas lenguas tienen todas una historia: existe un viejo sindarin, antepasado en el tiempo imaginario del sindarin utilizado en El Señor de los Anillos, así como el goldogrin es su antepasado en tiempo real.

¿Se puede hablar élfico?

¡Nunca nadie ha hablado élfico tan bien como para poder mantener una conversación…incluso Tolkien no lo hablaba fluidamente! Para él, el interés era una estética de la creación lingüística, y la utilización de estas lenguas en sus historias. El élfico existe pues ante todo como lengua escrita.

Se podría decir que las primeras lenguas están muy bien desarrolladas: el goldogrin, por ejemplo, comprende cerca de 7000 palabras, y su gramática es relativamente muy conocida.

Entre las lenguas utilizadas en El Señor de los Anillos, las más desarrolladas son el quenya, con cerca de 2000 palabras, y el sindarin, cerca de 1200 palabras. Estas dos lenguas son utilizadas para la traducción de poemas, incluso de textos en prosa. El telerin, al contrario, con menos de 300 palabras conocidas, es utilizable únicamente de manera marginal. Otras formas de élfico son conocidas sólo de manera teórica: el avarin, por ejemplo, al que se le reconocen sólo seis palabras.

Especialistas e inventores: la comunidad élfica de hoy

Generada sobre todo por los textos élficos de El Señor de los Anillos en el cine, existe una comunidad de apasionados del élfico que, en cualquier parte del mundo, mantienen su vitalidad y su uso. Desgraciadamente, si se puede decir, esta comunidad está dividida entre los que se interesan por un análisis académico de los manuscritos de Tolkien, y aquéllos que quieren hacer del élfico una lengua utilizable, aunque tengan que inventar nuevas palabras si se necesita, dos grupos que se encuentran solamente muy poco.

A un pequeño grupo de especialistas (equipo llamado “editorial”) se le encargó directamente por Christopher Tolkien que publicara poco a poco los manuscritos restantes. Basado en estas publicaciones comentadas y referenciadas en la revista Vinyar Tengwar y Parma Eldalamberon, un grupo más amplio trabaja en una comprensión más avanzada de las ideas de Tolkien, y de su evolución en el tiempo. Escriben síntesis y artículos de fondo (a veces hasta cursos de lengua) retomados después por apasionados de la Tierra Media, adeptos del juego de rol o poetas que de esta manera aprenden a utilizar el élfico.

La gente que desearía hacer del élfico una lengua utilizable sostiene que las lenguas son fenómenos vivos y cambiantes, que no deben ser presentados como entidades fijas en un museo. Los partidarios de un enfoque más académico responden que las cosas no son tan simples: primeramente, los principios de evolución lingüística habituales no se aplican cuando los hablantes nativos (y ficticios) son inmortales. Luego, todas las tentativas de construcción de una gramática o de un vocabulario élfico unificado se revelaron marcadas finalmente por un tipo de regularidad artificial.

Para Tolkien, la historia y las lenguas están siempre vinculadas, y el élfico refleja este lazo esencial en casi cada fragmento de su vocabulario: una particularidad que hace del élfico una lengua bastante única, ciertamente, pero que la hace difícil de desarrollar y de utilizar sin destruir el “elficidad” elemental.


Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio




El esperanto: ¡una lengua que se escoge!

Publicado por Yevgeniya Amis el July 1, 2011

Yevgeniya (Ĵenja) Amis nació en Kiev, vivió 5 años en Atlanta, y reside actualmente en Montreal. Antigua redactora en jefe de Kontakto, una revista sociocultural esperanto leída en más de 90 países, ahora está activamente comprometida con los trabajos de la Esperantic Studies Foundation: www.esperantic.org.


Yevgeniya Amis

Cuándo la gente sabe que el esperanto es la lengua que utilizo en familia, me preguntan muy a menudo ¿por qué el esperanto en lugar de mi lengua materna (el ruso), o la de mi marido (el inglés)? Para mí como para la mayoría de los hablantes de esperanto a través del mundo el esperanto es una lengua hablada por elección, una lengua que decidimos aprender, y que para algunos de nosotros terminó siendo la lengua de la familia.

¿Porqué aprender el esperanto?

Todos somos diferentes y cada uno tiene sus propias razones para aprender el esperanto: algunos son idealistas, otros se consideran más pragmáticos, otros se dejaron seducir por el aspecto comunicación, y a otros les gusta la literatura en esperanto, ya sea original o traducida.

Por mi parte, aprendí el esperanto por curiosidad lingüística, sin conocer demasiado la cultura. Luego, en respuesta a mi primer seminario internacional, organizado por la Organización Mundial de la Juventud de hablantes de Esperanto en Bulgaria hace diez años, me di cuenta que los ideales esperantistas me interesaban y comencé a implicarme. Estaban presentes treinta personas venidas de una docena de paises a este seminario. ¡Todo el mundo hablaba esperanto, y para mi gran alegría, yo era capaz de comprenderlo todo luego de solamente algunos meses de aprendizaje (¡ni siquiera intensivo!). Otros seminarios esperantistas vinieron y luego pasé cinco años trabajando para una revista de esperanto, una experiencia única gracias a la cual pude recolectar artículos del mundo entero y así ofrecer una mirada nueva sobre ciertas cuestiones sociales, políticas y culturales.

Otra manera de recorrer el mundo

Algunos de los esperantistas que conozco aprendieron de la lengua con el objetivo de viajar. ¡Algunos la aprendieron incluso antes de ir a dar la vuelta al mundo!

Acabo por ejemplo de conocer a una joven americana, Amanda Higley, que asistió a tres semanas de cursos intensivos antes de ir en dirección de Europa: el servicio de alojamiento/vivienda esperanto Pasporta Servo (www.pasportaservo.org) le permitió recorrer más de una docena de países…

Hace algunos años, luego del congreso mundial del esperanto en Polonia, encontré a Bruno y a Maryvonne Robineau, una pareja francesa, autores de “Ocho años alrededor del mundo (Huit ans autour du monde): el esperanto fue la lengua clave de su viaje, y así, pudieron vivir experiencias culturales que jamás habrían vivido si hubieran escogido una manera más ordinaria de viajar. Participaron en la vida diaria en diferentes rincones del mundo, viviendo de actividades de toda clase, de las arroceras coreanas hasta la enseñanza del esperanto en China.

Esperanto Hotel in Fulda – Photo : “fahrradfritze” (cc)

El sueño de un mundo sin discriminación lingüística

Para muchos esperantistas hoy, el idealismo es la motivación principal para aprender la lengua internacional. Creen en un mundo sin discriminación lingüística, donde ricos y pobres tendrían el mismo acceso a la comunicación globalizada.

Evidentemente, los hablantes de lenguas dominantes como el inglés tienen una ventaja enorme sobre los que están obligados a aprenderlo. Las organizaciones internacionales no hacen nada para cambiar esto, incluso hacen todo para conservar el statu quo. Para citar sólo un ejemplo, una organización internacional tal como la ONU acoge cerca de 200 estados miembro, ¡para solamente seis lenguas oficiales! En cuanto a las lenguas de trabajo de la organización, son sólo dos, el inglés y el francés…

Es la razón por la cual pensamos que el esperanto contribuye a eliminar la discriminación lingüística.

Como todas las sociedades, la nuestra no es perfecta, pero tiene tan muchas cosas de las que estamos orgullosos: en casi 125 años de historia de la Lengua Internacional, la comunidad esperanto se creó una verdadera cultura, con sus propias tradiciones; música, literatura, revistas, radios, Wikipedia, con cerca de 150 mil artículos, una multitud de sitios Internet, y organizaciones nacionales e internacionales (¡incluyendo, créalo o no, una administración!).

Para estudiar el esperanto gratuitamente, diríjase al sitio www.lernu.net, portal plurilingüe de aprendizaje del esperanto que acaba de alcanzar el número de 100 mil inscritos.

Para más información sobre el esperanto



Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio