La traducción como herramienta necesaria para el plurilinguismo

Publicado por Astrid Guillaume el January 24, 2011

Astrid Guillaume es vicepresidenta del Observatorio europeo del plurilinguismo y Profesor en la Sorbona.

Astrid Guillaume

Hoy en el mundo contamos con unas 6800 lenguas: imposible dominar 6800 lenguas, ni siquiera unas cien, 10 vidas humanas no bastarían para alcanzar este objetivo. Pero aprender sistemáticamente una sola como el inglés representa un peligro, si otras lenguas pierden visibilidad siendo menos aprendidas y si el todo-en-inglés uniformiza el planeta en el plano lingüístico y cultural. El interés es pues el de proteger, como organismos vivos, todas las lenguas y las culturas del mundo, favoreciendo el plurilinguismo.


Pero quien dice plurilinguismo dice también necesidad de traducir. Después de la lengua en sí misma, la traducción es en efecto el primer instrumento universal de comunicación. Siempre y en diversos contextos de civilización, la traducción le ha permitido al hombre comprender mejor al otro sin dejar de permitir que su lengua exista.


En la historia de la humanidad, el traductor y el intérprete siempre han desempeñado un papel altamente diplomático y estratégico, así como un papel de transmisor del conocimiento. La traducción marcó fundamentalmente la historia de los intercambios humanos tanto en la constitución de los Estados, en las mutaciones religiosas, en la difusión mundial de la cultura como en la salvaguardia de las lenguas menos difundidas.

Los Juramentos de Estrasburgo (842)

Sobre el plano político, por ejemplo, la traducción desempeñó un papel importante en el siglo IX luego de la división del imperio de Carlomagno: sus dos nietos, Luis el Germánico y Carlos el Calvo, decidieron hacer un pacto para reclamarle a su hermano Lotario su parte de la herencia. Hicieron así redactar, en 842, los Juramentos de Estrasburgo en ambas lenguas de sus pueblos respectivos: el tudesco para el pueblo de Luis el Germánico, y la lengua romance para el de Carlos el Calvo. Así, dirigirse y escribir en la lengua del otro era interpretado como un acto político fuerte que podía contribuir a un proceso de paz.

La piedra Rosetta

Sobre un plano más cultural, las glosas permitieron descifrar y decodificar muchas lenguas olvidadas en épocas diversas. La traducción ya se imponía entre el pueblo egipcio y mesopotámico 3000 años antes de Cristo. Y es lo que le permitió a Jean-François Champollion descifrar en el siglo XIX la famosa piedra Rosetta: grabada en tres lenguas, esta piedra abrió las puertas de la comprensión de los más bellos edificios egipcios, descubriendo en el corazón de sus surcos jeroglíficos, demóticos y griegos las nuevas funciones de un cierto Claudio Ptolomeo llamado a reinar sobre el alto y bajo Egipto en 196 antes de Cristo.

La traducción participó pues considerablemente en el establecimiento luego en la difusión del patrimonio histórico, cultural y científico de la Humanidad.


Es por las razones y estos intereses que el Observatorio europeo del Plurilinguismo vela y labora a favor de la representatividad de las lenguas en la sociedad y las instancias oficiales, del control de dos, o incluso tres lenguas o más, y de la utilización sistemática de la traducción. Porque cuando se deja de traducir luego de hablar una lengua, esta muere, y es entonces un poco  de la historia de la Humanidad que desaparece con ella para siempre.


El plurilinguismo y su corolario la traducción son las herramientas de comunicación interdisciplinarias de ayer, hoy y de mañana, que mas respetan mejor las lenguas y las culturas del mundo.


Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio




Defensa en favor el plurilinguismo de los niños nacidos de la inmigración

Publicado por Barbara Abdelilah-Bauer el January 16, 2011

Por Barbara Abdelilah-Bauer, autor del ” Desafío de los niños bilingües. Crecer y vivir hablando varias lenguas “, La Découverte, 2008
www.enfantsbilingues.com

Barbara Abdelilah-Bauer


Hablar varias lenguas extranjeras es una ventaja innegable en toda Europa y poseer por lo menos una mas aparte de la lengua materna se ha convertido en una obligación. A partir de ahora, la opinión pública reconoce que el dominio de una lengua prestigiosa como el inglés es un ideal que hay que alcanzar, pero ¿qué hay unas lenguas nacidas de la inmigración?


En Francia, las guarderías infantiles y las escuelas acogen a un número importante de niños cuya lengua materna no es el francés. A pesar de este potencial lingüístico importante (cerca de 200 lenguas son habladas en este país gracias a las migraciones), el bilingüismo suscita en este marco tantos temores como entusiasmo. Es evidente que los repertorios plurilingües de los niños nacidos de la inmigración son desvalorizados, incluso rechazados, so pretexto de una supuesta “discapacidad lingüística”. A menos que se hable una lengua socialmente valorizada, todo padre no francófono es expuesto en realidad a los estereotipos negativos que atavían su lengua y su cultura de origen.


Verdaderos mitos persisten en la sociedad francesa a propósito de un cierto bilingüismo:


En primer lugar, según una creencia difundida entre los profesionales de la educación, el tiempo que pasa un niño estudiando su lengua de origen seria tiempo perdido para aprender el francés, la única lengua necesaria para alcanzar el éxito escolar. Sólo la inmersión total en francés – en familia y en la escuela – garantizaría un rápido aprendizaje. La práctica de la lengua materna impediría, en cuanto a ella, el desarrollo del francés y tendría por el resultado que el niño no hable ninguna lengua correctamente. No sería bilingüe, sino “semilingüe”. Y a pesar de numerosos estudios recientes que demuestran que la supuesta discapacidad lingüística que lleva hacia el “semilingüismo” es claramente el resultado de circunstancias extremas de privación, las ideas antiguas desaparecen difícilmente.


Después también encontramos, en el país del monolingüismo, la teoría muy ingenua según la cual el cerebro está creado para desarrollar una sola lengua a la vez, y que la adquisición simultánea de dos lenguas representa una sobrecarga para éste. Sabemos sin embargo que el cerebro es completamente capaz de tratar y memorizar varios sistemas lingüísticos a la vez, aunque ciertos investigadores sostienen hoy, al contrario, que el cerebro humano está creado para ser plurilingüe.


Y el resultado está allí: todos estos mitos “justifican” los consejos dados a los padres no francófonos de que abandonen la lengua materna familiar en favor de francés.

Pero eso significa desconocer el impacto de la herencia lingüística y cultural sobre el bienestar psíquico del niño y de su familia.


Hablando con su niño, una madre transmite el saber lingüístico universal y el saber lingüístico específico. El niño necesita poder situarse con relación a la historia de sus padres, su lengua y su cultura. Necesita el conocimiento y el reconocimiento de la lengua de sus padres.


Lo que es más, la inmersión precoz en la lengua segunda a costa de la lengua materna estigmatiza, provoca competencias menores en lengua segunda, como ha sido demostrado en numerosos estudios. Hoy está admitido que sólo los programas de enseñanza que les permiten a los alumnos desarrollar sus competencias en lengua materna al mismo tiempo que aprenden la lengua de escolarización tienen efectos positivos sobre el aprendizaje de esta última.


Mientras no se haya reconocido el valor de toda lengua hablada en las familias como elemento estructurante de la identidad del niño, mientras las políticas educativas no hayan tomado consciencia de la suerte que constituye la presencia de tantas lenguas vivas para dar ventajas suplementarias a los jóvenes alumnos ” nacidos de la inmigración “, millares de niños tendrán prohibido el bilingüismo o el plurilinguismo, y los estereotipos continuarán haciendo la vida imposible a quienquiera que intente promover el plurilinguismo en Francia.


Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio




Los beneficios del plurilinguismo

Publicado por Rozenn Milin el January 10, 2011

Rozenn MilinDespués de una apasionante primera serie de artículos sobre la educación en lengua materna, empezamos a principios de este año un nuevo ciclo dedicado esta vez a las virtudes del multilingüismo.


Mientras que generalmente los Occidentales consideren que el monolingüismo es la norma y que los poliglotas son una especie rara, la realidad del resto del mundo es muy diferente: por poco que uno sea poco curioso y por poco que uno preste oreja, descubrimos rápidamente que en muchos lugares del planeta se es, no simplemente bilingüe, sino completamente multilingüe.


Los que viajaron en ciertas partes de África o de Asia Central lo saben: en las zonas donde diferentes etnias son llamadas llevarse, allí dónde las corrientes culturales se cruzan, no es raro encontrar gente que habla sin problemas unas seis lenguas, porque para trabajar, vender, comprar, hay que comprender bien la lengua del otro.


En otros lugares donde la densidad de la diversidad lingüística es grande, como en Vanuatu o en Papúa Nueva Guinea, la necesidad es incluso familiar: un padre que habla una lengua, una madre otro, los vecinos aún otra, sin contar la lingua franca nacional, ellos todos acaban también por ser capaces de expresarse en 5 o 6 lenguas.


En Europa y en América del Norte, en cambio, la inmensa mayoría de la población es educada en modo monolingüe. El asunto positivo, me diría usted: mientras que hablemos inglés somos comprendidos en todas partes… No queda nada más que decir que multilingüismo, sobre todo precoz, tiene virtudes que no se deberían ignorar.


Un artículo salido el pasado 15 de octubre en una prestigiosa revista de ciencia propone una explicación formidable sobre el tema. Se puede leer allí en efecto que estudios recientes muestran que los niños educados de modo bilingüe son favorecidos sobre el plano cognitivo gracias a mecanismos establecidos durante la pequeña infancia, ¡mientras que el bilingüismo ofrece a las personas de edad avanzada una cierta protección contra los síntomas de la enfermedad de Alzheimer!


En cuanto a los niños, los investigadores Kovacs y Mehler analizaron un cierto número de juegos y de ejercicios durante los cuales las reglas fueron modificadas regularmente con el fin de someter a un test la capacidad de todos los pequeños para adaptarse a los nuevos códigos. Resultó claramente que el hecho de cambiar frecuentemente y de modo imprevisible dejaba a los niños monolingües totalmente despojados e incapaces de adaptarse, mientras que los niños acostumbrados a oír dos lenguas paternas se hallaban en situación de hacer frente.


¡Y cuando se avanza en edad, otros estudios indican que la práctica del bilingüismo durante toda la vida podría proteger de la degeneración vinculada a la enfermedad de Alzheimer! Estos estudios, llevados a cabo en Canadá, muestran que la aparición de la enfermedad sería retrasada 5 años en el caso de personas bilingües con relación a las monolingües. En efecto, así como los deportistas entrenan sus músculos para mejorar las realizaciones, cada uno debería entrenar  su cerebro para impedir que decline. Les es a menudo recomendado a las personas de edad avanzada practicar el sudoku o el bridge para mantener sus capacidades, pero el bilingüismo está considerado como mucho más eficaz porque impone el cerebro una gimnasia permanente.


¡El debate está abierto, y todos sus comentarios y contribuciones son bienvenidos!


Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio