Cuando faltan locutores… a propósito de la escuela sápara de Ecuador

Publicado por Anne-Gaël Bilhaut el October 29, 2010

Anne-Gaël Bilhaut es etnóloga. Realizó su tesis sobre la etnia Sápara (terminada en 2007), gracias a las ayudas del Centro EREA (CNRS), del Legs Lelong y a una beca del museo del Muelle Branly. Sus investigaciones tratan sobre la producción del patrimonio inmaterial de este pueblo de la Amazonia. Ella nos habla hoy de la transmisión de la lengua entre los indígenas Sápara.

Julia Ushigua, madre de familia ceramista dando su curso. Jandiayacu, río Conambo, 2002. Foto Anne-Gaël Bilhaut

Se estima que los Sápara son menos de 500. Un « pequeño pueblo », como lo dicen ellos mismos, que ganó visibilidad internacional en 2001 después de la proclamación de la UNESCO de las Obras maestras del patrimonio oral y inmaterial de la humanidad.

Lo que les había valido esta distinción era su trabajo de revalorización de la lengua y de la cultura en Ecuador.

Los Sápara viven al noroeste del bosque del Amazonas, en la parte alta del Tigre en Perú, y a lo largo de los ríos Pindoyacu y Conambo en Ecuador. Se cuenta todavía con 6 locutores de lengua sápara (conjunto lingüístico sáparo) en este país, pero en lo sucesivo todos los intercambios se hacen en lengua quichua.

En el 2000 los ecuatorianos constituyeron la DIENASE (Dirección de Educación de la Nacionalidad Sápara del Ecuador). Su objetivo era fundar un nuevo sistema de educación trilingüe  sápara/quichua/español. La DIENASE fue construida bajo la voluntad de revalorizar y recuperar la lengua sápara, y da un lugar importante a las enseñanzas atribuidas por los padres y las madres de familia (conocimiento de las plantas, particularmente el aprendizaje de la cestería y de la cerámica).

Los Sápara subestimaron probablemente la dificultad del desafío de proponer una educación trilingüe, cuando únicamente 6 adultos dispersados en los pueblos hablan la lengua. Primeramente, fueron los ancianos quienes dispensaron los cursos de lengua, sobre todo del vocabulario y de los cantos. Después algunos jóvenes terminaron la escuela secundaria, y algunos se inscribieron en la universidad. De hecho, para obtener su licenciatura, uno de ellos presentó una tesis sobre los sápara.

En realidad, debido a este bajo número de locutores, la escuela sápara en los pueblos no es realmente trilingüe. Es bilingüe en quichua y en español. Como no puede dispensar la enseñanza directamente en su lengua de origen, se optó finalmente por una enseñanza a su vez de la lengua sápara y sobre el pueblo sápara. Para eso, se forman, se imaginan, y fabrican material didáctico y esperan algún día dominar de nuevo la lengua. Lo que es seguro es que nunca antes se había hablado tanto de esto: ya tienen incluso, desde ahora, un punto de vista acerca de su escritura.

>La próxima semana, Gérard Lavigne nos llevará a Nueva Caledonia. Nos hablará de la toma en consideración de las lenguas oceánicas para una enseñanza pertinente de las matemáticas.

Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio




Educación en lengua materna

Publicado por Rozenn Milin el October 25, 2010

Aquí estamos entonces, el blog de Sorosoro da inicio tal como un verdadero blog, es decir espacio de discusión, un espacio en el cual les invitamos a intervenir, ya sea proponiéndonos artículos, o simplemente aportando sus comentarios sobre lo que unos u otros escriban.

Y para iniciar, lanzamos un debate sobre la educación en lengua materna, que seguirá con diversas intervenciones a lo largo de las semanas. Efectivamente, el tema es crucial: los países en desarrollo son frecuentemente aquellos donde se encuentra la mayor diversidad lingüística, e igualmente aquellos que deben mejorar todavía la alfabetización de sus poblaciones. Entonces, si tiene alguna opinión, ejemplos, testimonios, cifras, no dude en proponérnoslos, ya sea usted investigador o simplemente internauta.

Pongamos aquí las bases del debate: estudios llevados a cabo a través del mundo por diversos organismos muestran que alfabetizar a un niño en su lengua de origen da globalmente excelentes resultados, mientras que imponer de entrada en juego la escolarización en lengua nacional o en una lengua extranjera es una política que conduce frecuentemente al fracaso.

El Banco Mundial incluso lo afirma en el Sourcebook for Poverty Reduction Strategies –Libro de fuentes de estrategias para la reducción de la pobreza– (2001), retomando un reporte de la UNICEF de 1999: «Numerosas investigaciones muestran que los alumnos aprenden más rápido a leer y a adquirir nuevos conocimientos cuando han recibido la primera enseñanza en su lengua materna; Aprenden así mismo más rápidamente una segunda lengua que aquellos que aprendieron primero a leer en una lengua que no les era familiar».

Los lingüistas Thomas y Collier (1997), quienes llevaron a cabo estudios a grande escala sobre el tema, son todavía más precisos: constataron que los alumnos salidos de minorías lingüísticas que habían recibido en la escuela primaria la enseñanza más elevada en la lengua materna tenían también los mejores resultados…en la lengua nacional luego de los exámenes nacionales estandarizados llevados en los liceos.

Esos resultados son límpidos, y se podría incluso decir que son una simple cuestión de sentido común, incluso si algunos tienen dificultades todavía para admitirlos. Y es una verdadera lástima que estos datos no sean tomados en cuenta de una mejor manera ya que el éxito en la escuela condiciona las oportunidades de mejorar el nivel de vida de millones de niños: una alfabetización bien lograda es efectivamente su mejor atributo para no convertirse en los abandonados de la globalización.


Compartir este artículo:          Twitter        Facebook        Email        Wikio